Camping Bosque de Gordón Review. El paraíso a una hora de casa.


Buscábamos un camping cerca de Gijón que nos asegurara el sol y tuviera piscina y parque para los niños.

Tanto el nombre, Bosque de Gordón, como la página web nos resultaron atractivos.

El emplazamiento del camping es muy bonito y tranquilo. En medio de un bosque y en un extremo del pueblo de Pola de Gordón. Hay buenas vistas hacia las montañas cercanas. Hemos vivido unos días de verdadero veraneo.

Los dueños nos contaron al llegar que tenían un problema con el arrendatario de la cafetería, que ni les pagaba ni abría. Así que no había nada que comprar, ni beber, ni comer. Menos mal que llevamos provisiones suficientes.


Hay muchos puntos de agua por todo el camping.

Los baños están renovados. No son demasiado grandes. Yo los encontré limpios pero mi mujer dijo que desde la noche anterior estaban igual de sucios.
No hay papel higiénico en cada wc, solo uno general. Tampoco hay jabón ni secador de manos. Tres cosas baratas y fáciles de implementar pero que son la diferencia entre un camping incómodo y uno de lujo. Sin embargo, el lugar para vaciar el wc químico era el más cómodo, limpio y espacioso de los que conozco.

No había cubo de basura en los fregaderos para tirar los restos de comida. Tampoco había encimera entre fregadero y fregadero para apoyar los cacharros.

Tiene cinco cabañas de madera que están a la entrada del camping, demasiado apiñadas. En mi opinión están en la zona menos bonita del camping. Tienen una estancia cocina-salon-dormitorio y un baño. La madera aporta calidez y la terraza era muy agradable. Para dormir tienen un sofá cama y unas literas. Nuestros amigos dijeron que el sofa cama estaba desvencijado. Faltaba menaje. El tamaño es más para dos que para cuatro personas. El precio es 60 € la noche.

Aproximadamente la mitad de las parcelas están ocupadas por caravanistas fijos. Están situados en una zona mas o menos diferenciada de los campistas de paso.

La diferencia entre un camping turístico y un camping de residentes es fundamental. El primero está destinado a acoger campistas, caravanistas y turistas que pasan entre 1 y 15 noches, que están continuamente renovándose durante toda la temporada. En cambio, los residentes van apropiándose poco a poco del espacio natural, urbanizando y aportando feismo. Mientras que una parcela de temporada da 1300 euros al año, una ocupada por una tienda tipo safari puede rendir 3000 euros al mes en temporada alta.

Me gustó la forma de gestionar este fenómeno en el camping El Helguero. La gran mayoría eran caravanistas de temporada, pero en invierno todas las caravanas se movían a los viales para que las parcelas se regeneraran y los suelos y avancés se desmontaban. El camping podía así cumplir también su vocación turística.

Esta zona de acampada libre tiene muy buena pinta para instalar un pequeño poblado de tiendas tipo safari.

Enfrente de donde pusimos nuestra tienda las parcelas estaban redivididas con bordillos de hormigón. Nos parece un error: ahora la gente busca en el camping espacio y naturaleza. Las del otro margen tenían un buen tamaño, aproximadamente 12 metros de largo por 8 de ancho. Nos costó 22,5 € la noche para una familia de 4. Por mitad de precio puedes quedarte el domingo hasta las 8 de la tarde.El camping tiene una superficie de 2,7 Ha.
Pola de Gordón, sin dejar de ser un asentamiento minero, es un pueblo que no es feo.
El parque:
El Ayuntamiento:
El paseo al lado del río Bernesga:


Comimos muy bien y muy barato (8 euros por persona, niños incluidos) en el Mesón de Miguel. En el camping nos recomendaron el café El Español, enfrente del anterior, pero no lo pudimos probar.



La piscina está muy bien. Tiene algunas sombrillas de paja y una piscinita infantil. La disfrutamos mucho. Al lado del camping está la piscina municipal, que también tiene buena pinta. Los bocadillos del bar están muy ricos.

Desde el camping sale una ruta hacia el Cuetode San Mateo. Desde el Pueblo hay otra que permite visitar las trincheras de la guerra civil. Está zona fue línea de frente hasta que cayó Asturias.

Este camping lo tiene todo para convertirse en un bombazo turístico. Buena situación, al lado de la N630, pero sin que se oiga ningún ruido. A Pola de Gordón se puede ir andando, a comprar o tomar algo. Tiene un emplazamiento espectacular, tanto por el terreno como por las vistas. Las parcelas son suficientemente llanas como para estar cómodo, tienen mucha hierba. La zona tiene grandes posibilidades turísticas: cerca de Babia y Peñaubiña, de León capital, del Brañacaballo, de las cuevas de Valporquero, el telesilla veraniego de Pajares. Las autoridades deberían trazar más rutas de senderismo familiares en el valle. Solo le hace falta un poco de inversión, prestarle más atención a los baños y meterse en un circuito tipo camping cheque, ACSI, o Campingred para tener un gran éxito. El lugar no tiene que envidiarle al Huttopia de Font Romeu.




En este camping hay muchos niños, que juegan y andan en bicicleta por el camping. Estaría bien que suprimieran la circulación de los coches excepto para descargar. Si movieran los bungalows hacia una zona mas atractiva del camping, tendrían una zona de aparcamiento a la entrada del camping de entre 60 y 80 coches. En la entrada superior también podrían hacer un aparcamiento de similar capacidad. Esto convertiría al camping en un lugar más agradable y seguro y tendría el efecto indirecto de aumentar el tamaño real de las parcelas. ¡Es tan agradable acampar sin ver coches delante de la tienda!