Camping Cepo Verde y Parque Biologico De Vinhais

Hace tiempo que teníamos ganas de ir a Portugal de camping. Teníamos fichados dos campings en el noroeste que nos permitían ir en un fin de semana largo. Al final pudimos quedarnos a dormir en uno de ellos y visitar el otro. Así que está review es doble.


Hacia unos días que había escrito al camping Cepo Verde, cerca de Bragança, preguntando si habría sitio para una tienda del tamaño de la Vango Solaris 600 (mide 4x5 m sola y 6x8 m con vientos y toldo) y si era necesario reservar. Me contestaron que no era necesario reservar y que tenían "lugares para todo tipo de tiendas", la piscina estaría abierta hasta el quince de septiembre . Llamamos de camino para confirmar que habría sitio y nos contestaron "sin problema". Cuando al llegar le dije al chico de la recepción, muy amable, por cierto, el tamaño de la tienda me dijo: "a ver qué encuentras, sino mañana van a quedar sitios libres grandes". Pudimos ocupar, in extremis, la última parcela en la que había alguna posibilidad para nuestra tienda. Los vientos tuvieron que atarse a los árboles pero cupo. Estuvimos tres días a la sombra de buenos castaños, lo que nos permitió soportar el calor de esos días.

El camping está en un sitio muy bonito, un bosque de castaños y robles, y muy tranquilo, en un terreno de fuerte pendiente. Es un terreno difícil de aprovechar para hacer parcelas en terraza. Hay dos buenas explanadas para autocaravanas, aunque no me parecieron agradables para plantar la tienda. Hay muchísimos caminos. Para 40 parcelas y 7 bungalows hay mas de un kilometro de caminos. Tiene 23.000 m2, asi que sale a una media de 510 m2, por lo que lo podemos calificar como un camping de grandes espacios. Hay al menos 4 edificaciones, la recepción y cafetería, los baños, y una zona como para hacer comidas y una tienda que parece estar siempre cerrada.


Hay muchos muros de piedra sosteniendo los desmontes. Sin embargo, da la impresión que después de tantas obras e inversiones se olvidaron de rematar convenientemente las parcelas. Salvo excepciones son pequeñas y estrechas, entre 2,5 y 3,5 metros de anchura. Algunas muy contadas, llegan a apenas 5 metros de anchura, y en una de ellas pudimos instalar nuestra tienda. La nuestra tendría unos 50 m2.


Las parcelas, aterrazadas, tienen mucha intimidad porque están distanciadas entre sí o separadas por castaños.

Es un camping muy bonito. Las parcelas son de tierra dura y tienen piedras, así que hay que tener cuidado con el suelo de las tiendas. Después de hacer la excavación de las parcelas les faltó cubrirlas con tierra vegetal y plantar hierba para que fueran todavía más bonitas.

Si un camping son sus baños, este es un buen camping. Son muy nuevos, muy cómodos y muy limpios. Hay 10 wc, contando los de la recepción y el de minusvalidos, lo que da una impresionante proporción de 1 por cada cuatro parcelas. En edificio principal de baños no hay ni papel higiénico ni jabón de manos. En cambio, tienen secador de manos. Estos tres elementos de comodidad los hay sólo en el baño del edificio de recepción, que está abierto toda la noche.




Muy cómodos y muy amplios son los fregaderos. Se accionan con un pedal, para mi gusto unos diez centímetros retrasado de más. Sale una mezcla de agua caliente y fría con temperatura óptima para lavar los platos.


El lugar para vaciar el wc quimico está en el exterior. Era cómodo y estaba limpio.

La piscina es agradable y está abierta todo el día.
Pagamos 19,50 € al día para una familia de cuatro sin electricidad pero con piscina. Como curiosidad, hay que destacar que cobran el acceso a la piscina como un precio separado.


Hay un parque infantil en muy buen estado.


Para ser la segunda semana de septiembre el camping estaba muy lleno. Es un camping turístico, no hay campistas fijos. En general había parejas de mediana edad de distintos países europeos en autocaravana o furgoneta. Había cinco o seis tiendas más, incluso una Karsten.

Los bungalows son de piedra y tienen muy buena pinta. Aunque el porche puede ser un poco escaso de dimensiones.

Os dejo el plano de rutas del Parque Natural de Montesinho:

Nosotros no hicimos ninguna porque nuestros hijos no son todavía muy andarines. Hay también una pequeña ruta que sale desde la puerta del camping y va hasta el pueblo de Gondesende atravesando un bosque de castaños.

Hay un hipermercado Continente en la Carretera Nacional que va hacia Bragança, a unos 10 kilometros del camping.

Es un camping agradable, bonito y tranquilo. Especialmente recomendable para autocaravanas, furgonetas o tiendas pequeñas tipo “2 seconds". Si vas con caravana o tienda grande es recomendable confirmar que habrá una parcela de tamaño suficiente.





VIsitamos Bragança. Es una pequeña ciudad con un gran casco histórico. Fuimos al museo Ciencia Viva, que a los niños les encantó, y a la ciudadela. Merece la pena visitar el museo militar para poder acceder a la torre del homenaje. No le acabamos de encontrar el punto a la ciudad, quizás entre semana el ambiente no empieza hasta la hora de salir de trabajar.


Fuimos también a Vinhais. Encima del pueblo, en un monte está el Parque Biológico de Vinhais. Es una especie de estación de montaña donde hay un pequeño zoológico de especies autóctonas, alquiler de bicis de montaña, paseos en burro y tres pequeñas rutas fáciles. Nos encantó. Se parece al Parc Animalier de Les Angles pero más modesto. Vimos águilas, cigüeñas, buhos, ovejas, zorros, ciervos, setas, etc. La entrada cuesta 2 € por adulto, como en todos los demás museos que visitamos.



En el mismo Parque tienen un pequeño camping que nos pareció muy apetecible para volver en otra ocasión. Son sobre todo Bungalows -debe haber 10 o 12- y Pods. Hay también 4 parcelas para caravanas y otras tres para tiendas. Las parcelas son de tierra y gravilla. Tienen sombra y una mesa de picnic de madera para cada una, cómo en Huttopia! Los baños estaban limpios -aunque es cierto que no había nadie en la parcelas y sólo algún Pod ocupado- y tenían papel higiénico y jabón y secador de manos.


El Pod nos encanta. Lo probamos hace un año en Les Roulottes de Monedieres. En el Parque Biológico de Vinhais tienen el modelo para dos personas pero completamente equipado con cocina y baño.

Tienen una piscina natural que tenía muy buena pinta.

El Parque Biológico de Vinhais está situado a casi 1000 m de altitud, así que las noches pueden ser frías.

Luego bajamos a comer a Vinhais, en el restaurante Vasco da Gama, que era el mejor valorado en TripAdvisor. Comimos dos raciones del plato del día, pollo con arroz en salsa de la sangre, que no estaba mal; dos filetes de ternera, exquisitos, parecían mantequilla; una ensalada de tomate casero, deliciosa, en el supermercado nos venden una especie distinta! y una tarta de nueces, muy fina. Con vino incluido, 30 euros!


Visitamos el pequeño Centro de Interpretación de la Naturaleza. Nos quedaron pendientes otros museos como el Centro de Interpretación del Cerdo y los Ahumados. Acabamos refrescándonos en la agradable piscina municipal.



En definitiva, una zona tranquila, bonita y barata en la que todavía tenemos muchas cosas que descubrir.