¿Pueden ser gratuitas las estaciones de esquí asturianas? - snowskiguru


¿Pueden ser gratuitas las estaciones de esquí asturianas?

La polémica generada por el cierre de las estaciones de esquí de Asturias a principios del mes de abril cuando tenían nieve de sobra me anima a estudiar algunas cuestiones sobre la duración de la temporada, el precio de los forfaits y los días de apertura.

En anteriores artículos he analizado la rentabilidad de las estaciones de esquí de Asturias y León y las posibilidades que tendría la unión de San Isidro y Fuentes de Invierno para convertirse en un destino turístico potente.

  1. ¿Pueden ser gratuitas las estaciones de esquí asturianas?

Me llamó la atención uno de los comentarios a la noticia titulada cuestiones económicas impiden abrir más días a las estaciones asturianas. En esa noticia el Director General de Deportes argumentaba que ya se habían agotado los 5.000.000 de euros presupuestados y que los ingresos por forfait sólo alcanzaban 1.500.000 de euros.

Pajares a principio de temporada

El forero caroloski afirmó “Siendo el ski de pago los resultados son 1,5 mill € ingresos – 5 mill € gastos = 3,5 mill € pérdidas.

Si ponemos ski gratuito serían simplemente 5 mill € de pérdidas pero las estaciones a reventar segurísimo. Y los negocios de la zona felices. Al final no hay tanta diferencia."

Vaya por delante que sigo convencido que los esquiadores debemos pagar al menos el coste operativo de las estaciones. Y que el dinero público debe utilizarse únicamente para poner las condiciones que permitan la existencia de estaciones de esquí. Por ejemplo, para realizar inversiones o para asumir el riesgo meteorológico. Si no hubiera pérdidas de explotación podrían hacerse inversiones por importe de 3.500.000 euros cada año. Pero creo que la hipótesis de caroloski merece la pena ser analizada.

Suponiendo que el coste de apertura de la estaciones pudiera ser individualizado por días, es decir, que no hubiera costes estructurales como el director, el mantenimiento o, quizás, el pisado de las pistas, que deban hacerse todos los días, los 3.500.000 euros darían para abrir casi 70 días de manera gratuita. Las estaciones del Principado han estado abiertas entre 100 (Fuentes de Invierno) y 107 días (Pajares), de los cuales 46 fueron de temporada alta: fines de semana, puentes y navidades. Si hubieran podido abrir el puente de la Inmaculada, los dos fines de semana del temporal de febrero y los tres fines de semana de abril que quedaban se hubieran alcanzado los 60 días de temporada alta. Alternativamente, se podría abrir gratuitamente de manera continuada en el periodo que va de finales de enero a principios de abril.

El Tubo del Toneo, una de las mejores pistas de la Cordillera Cantábrica

Así que, con los escasos datos que tenemos, podemos concluir que sería menos gravoso para el erario público abrir las estaciones de esquí de manera gratuita siempre que dicha apertura se limite a los días de temporada alta o a un periodo que se extienda de finales de enero a principios de abril.

¿Es jurídicamente admisible un precio público gratuito?. El artículo 17 del Texto Refundido de las Leyes de Tasas y Precios Públicos de Asturias permite, cuando existan razones de interés público que lo justifiquen, que se señalen precios públicos que no cubran los costes económicos del servicio previa adopción de las previsiones presupuestarias precisas para la cobertura de la parte de coste subvencionada. De la propia definición de precio público que establece el artículo 15 no se desprende la exigencia obligatoria de un precio público por la prestación del servicio de estación de esquí. Además, el Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Seguro Obligatorio de Viajeros permite la expedición de títulos de transporte gratuitos.

  1. El clima de las estaciones de esquí asturianas

Hace poco nos encontramos con un estudio climático de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad de Cantabria sobre la Cordillera Cantábrica relacionado con la (improbable) estación de San Glorio del que citamos:

“A pesar de que en términos generales la nieve puede ser abundante en estas montañas, la irregularidad con la que se manifiesta a diferentes escalas temporales hace de ella un recurso imprevisible. Si a ello añadimos que las condiciones térmicas frías tienen también una gran irregularidad, la duración del manto nival puede verse notablemente afectada.

(…) Con una precipitación media anual elevada (1128,5 mm.), un año de cada siete de los registrados en la serie la precipitación fue inferior a los 900 mm. y, de ellos, la mitad fueron inferiores a los 800 mm. Igualmente uno de cada siete años superó la cifra de 1350 mm.

(…) Cada quince o veinte años varía la tendencia hacia una mayor o menor nivación, pudiéndose reconocer al menos cuatro períodos en toda la serie. Entre 1930 y 1950 la nivación fue escasa, Entre 1951 y 1970 el número de días de nieve aumentó hasta casi alcanzar los cuarenta en la primera parte del período. Desde la temporada 1970/71 hasta la de 1985/86 se aproximan y se superan con frecuencia los cincuenta días de nieve. Por último, entre 1986 y la actualidad los valores de innivación han descendido notablemente. Hasta la temporada de 2003/04 fueron catorce los años en los que no se alcanzaron los cuarenta días de precipitación nival y, de ellos, once temporadas no llegaron a los treinta días de nieve.

(…) El ritmo del número de días con bajas temperaturas a lo largo de los años también es variable, pero quizá aquí hay una mayor permanencia en las condiciones, especialmente en el último tercio del siglo pasado. Los días de helada se han situado durante el último tercio del siglo XX algo por debajo de los ciento cincuenta y algunas temporadas como las de 1965/66, 1968/69, 1978/19 o la de 1989/90 no llegan a los ciento diez días y aquellos que fueron de frío intenso casi no llegaron a superar los veinte.

(…) La distribución de la precipitación nival a lo largo del año también es irregular. Las nevadas, sin embargo, pueden tener cierta duración de noviembre a abril. Entre seis y ocho de cada diez años nieva más de seis días en estos meses; la cifra aumenta a más de doce días de nieve cada dos o tres años de diez. Incluso, en los meses de enero y abril uno de cada diez años nieva más de dieciocho días. Sólo el mes de marzo reduce la frecuencia de las nevadas, ya que estas se producen en seis días al mes sólo tres de cada diez años.

El principal problema, por tanto, sigue siendo en la irregularidad de la precipitación nival y la incertidumbre de si este año será o no bueno."

Si comparamos los datos del estudio con los datos históricos de nieve de los últimos seis años que publican en infonieve.com y las noticias de los periódicos confirmamos que el clima en la Cordillera Cantábrica es variable y aleatorio. Es una zona geográfica capaz de ser, en algunos períodos, el lugar con más nieve de Europa -este mes de febrero el cable del telesquí de El Tubo en Pajares quedó enterrado- pero también de pasar navidades completamente verdes -como en la temporada 2011-2012, sin ir más lejos. Incluso en las tres últimas temporadas – en las que han registrado las nevadas más intensas de las últimas décadas- el periodo de navidades y principios de enero ha sido flojo. La temporada 2012-2013 se inició con una buena nevada que permitió abrir en unas condiciones espléndidas durante el puente de la Constitución pero luego disminuyó y no se recuperó hasta mediados y finales de enero. La temporada 2013-2014 fue magnífica, con innivación muy regular, pero también excepcional. La temporada actual empezó con muy poca nieve y no es hasta el fin de semana del 24 de enero de 2015 que se puede decir que las estaciones abren con normalidad. Hasta esa fecha en Fuentes de Invierno solo había una pista abierta, en Valgrande mantenían a duras penas el Valle del Sol y en San Isidro, aunque llegaban a los 6 kilómetros, se esquiaba en condiciones muy precarias, sobre todo en Riopinos.

El cable del telesquí del Tubo enterrado en febrero de 2015

Se puede afirmar que una de cada dos temporadas tiene dificultades en su inicio. Sin embargo hay un 85 % de posibilidades de alcanzar mediados de abril con buenos espesores de nieve. Esa extrema variabilidad climática (nieva al nivel del mar pero unos días después llueve a 2000 metros de altitud) se sufre en mucha menor medida en los Pirineos y apenas en los Alpes. También la sufren en el Macizo Central francés, una cordillera de altitudes moderadas como la nuestra. Este libro lo cuenta muy bien. Sin embargo, nos hemos limitado a copiar la temporada de esquí de los Alpes como si el clima cantábrico fuera igual que el centroeuropeo. Además, las condiciones de temperatura y humedad limitan mucho la eficacia de los sistemas de innivación artificial.

  1. La afluencia a las estaciones de esquí asturianas

Hemos comprobado todas las noticias de asistencia a las estaciones de esquí asturianas entre la temporada 2007-2008 y la presente. La temporada 2007 fue nefasta, apenas hubo nieve y Fuentes de Invierno, el año de su estreno, solo pudo abrir 20 días y nunca al completo. A pesar de ello se alcanzaron casi 60.000 esquiadores.

Asistencia anual a las estaciones de esquí asturianas

La temporada siguiente, 2008-2009, es la mejor de la serie, regularidad de la innivación durante toda la temporada, con un comienzo temprano, buen tiempo generalizado y gran afluencia. Se alcanzan los 180.000 esquiadores pero no debemos olvidar que es el último año antes de que se empiecen a notar los efectos de la crisis económica.

Asistencia anual a Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno

A partir de entonces, se suceden una serie de temporadas en las cuales el mínimo se registra en la temporada 2012-2013 con 106.000 esquiadores. Es una temporada de fuerte malestar por las restricciones en la apertura entre semana impuestas por la Dirección General de Deportes. También se corresponde con el año más duro de la crisis y con las limitaciones de gasto público del primer año del gobierno de Rajoy. No fue un mal año en lo nivológico pero si en lo meteorológico.

De las 8 temporadas hay tres que rondan los 115.000. Son las temporadas 2010-2011, 2011-2012 y 2014-2015. Son temporadas irregulares, bien empiezan tarde, bien terminan pronto. Es de destacar la temporada 2011-2012, las estaciones estuvieron verdes hasta finales de enero pero luego en apenas dos meses de bastante nieve y buen tiempo logran buenos registros. Se amplía la temporada durante el mes de abril pero la asistencia no es extraordinaria.

Distribución anual de asistencia a las estaciones de esquí asturianas

Son buenas temporadas, con más de 135.000 esquiadores, la 2009-2010 y la 2013-2014. Que haya suficiente nieve durante el Puente de la Constitución y las Navidades y no demasiado mal tiempo en febrero y marzo es lo que marca la diferencia respecto de las temporadas con menor asistencia.

Fuente La Reina con poca nieve

En las tres últimas temporadas, que han registrado las mayores nevadonas de los últimos treinta años, la única temporada que ha logrado abrir de manera regular desde el Puente de la Constitución durante la navidades y hasta el final de la temporada ha sido la 2013-2014. Tanto la 2012-2013 como la actual han tenido poca nieve durante el mes de diciembre y Navidad.

Asistencia a las estaciones de esquí asturianas por periodos vacacionales

La mediana de asistencia anual es de 118.000 esquiadores. Cuatro temporadas superan esta mediana y otras dos están cercanas. Así que de las últimas 8 temporadas, podemos decir que ha habido una excelente, dos muy buenas, tres normales, una regular y una nefasta. Si se cumple la estadística del estudio climático, antes citado, la próxima temporada mala puede estar cerca.

Valgrande en el Puente de la Constitución de 2013

La verdad es que los esquiadores somos usuarios bastante fieles de las estaciones de esquí asturianas. Si la temporada es corta o irregular el esquiador ajusta sus días de esquí a los de apertura. No es proporcional la bajada de asistencia al número de días cierre. Un ejemplo de esto es la temporada 2011-2012 o, incluso, la que acabamos de despedir.

Curiosidades:

¿Fines de semana en que se supera el umbral de rentabilidad/saturación? Entre dos y cuatro al año. Los de buena nieve y buen tiempo de los meses de febrero y marzo. (En verde en la tabla excel).

Asistencia a las estaciones de esquí asturianas por periodos

¿Cuantas temporadas se puede esquiar el puente de la constitución? 4 de 8, aunque solo tres con nieve suficiente.

¿Cuantas en navidades? 6 de 8, aunque solo 4 con nieve suficiente.

Asistencia media diaria por periodos a Pajares y Fuentes de Invierno

¿Cuantas en Abril? En las 8 temporadas, de hecho en la temporada 2007-2008 Fuentes de Invierno solo abrió a finales de marzo y principios de abril. Sin embargo, en la temporada 2010-2011 ni San Isidro pudo alcanzar la Semana Santa del 21 al 25 de abril.

¿Cuantas hace buen tiempo en Carnaval? 3 de 8.

Asistencia media diaria a las estaciones de esquí asturianas por periodos vacacionales

¿Hay alguna semana santa con buena asistencia? La mejor es la de esta última temporada. La asistencia media diaria de la semana santa suele superar a la de las vacaciones de Navidad.

  1. La afluencia a las estaciones de esquí asturianas en la temporada 2014-2015

Durante el periodo de temporada alta acudieron a las estaciones asturianas 79.086 personas (no incluye los tres días no festivos de semana santa), es decir casi el 70 % sobre el total de 113.443 que anuncia la Dirección General de Deportes. La media diaria de usuarios en temporada alta es de 1719 por 636 en temporada baja.

El 76 % de la gente que acudió a esquiar en temporada alta a las estaciones asturianas lo hizo en los 20 días festivos que hubo después del 24 de enero de 2015. En los 26 días festivos anteriores sólo acudió el 24 %. Es más, el 53 % de los 113.443 esquiadores totales acudió en esos 20 días festivos que hubo después de que comenzaran las nevadas.

Como La Nueva España no solo nos cuenta el número de esquiadores de cada fin de semana sino también el tiempo y la cantidad de nieve podemos relacionar dichas variables. Cuando hay poca nieve, en temporada alta, acuden unas 500 personas al día a cada estación -300 durante las navidades. Cuando hay nieve pero mal tiempo hay 1.000 personas cada día en cada estación. Cuando hay nieve y muy buen tiempo esa cifra se duplica y casi se triplica.

Día magnifico en Fuentes de Invierno

Hemos dividido los 5.000.000 de euros que dice el Principado que cuesta abrir las dos estaciones durante 100 días y nos sale un coste diario de 50.000 euros. Hemos dividido los ingresos entre el número de esquiadores y nos sale un ingreso medio de 13,45 € por usuario. Con esas cifras para alcanzar la rentabilidad hace falta que acudan a esquiar 3750 personas cada día a las dos estaciones, es decir 1875 a cada una. Esta afluencia solo se superó dos fines de semana, el del 24 y 25 de enero – el primer fin de semana con nieve y buen tiempo de la temporada- y el del 7 y 8 de marzo -el primer fin de semana de buen tiempo desde la nevadona de principios de febrero. A partir del 24 de enero de 2015, la asistencia media diaria en temporada alta a ambas estaciones alcanza los 3.008 usuarios, el momento de la temporada más cercano al equilibrio económico.

Aunque las cifras de la Semana Santa no son espectaculares -1.000 esquiadores diarios en cada una de las estaciones- son bastante mejores que las de diciembre y navidad -entre 300 y 500 esquiadores diarios.

Gran día en Valgrande-Pajares

Ni siquiera cuando hay nieve, en la temporada 2013-2014, la asistencia durante las navidades es considerable. Si, fue el doble que la de esta año, pero se quedó en una media de 620 personas diarias por estación. En cambio en el puente de la Constitución de la temporada pasada se superaron los 15.000 esquiadores en cuatro días, es decir 1875 esquiadores diarios en cada estación.

Salvo excepciones como esta última, podemos afirmar, en general, que en los periodos vacacionales los usuarios se reparten en varios días y es difícil encontrar colas en los remontes.

Esos 25.000 esquiadores que se perdieron durante el puente de la Constitución y las Navidades de este año son los que impiden llegar este año a la cifra de 140.000 usuarios que se registraron en la temporada anterior.

Nos queda por analizar el impacto que sobre las semanas blancas escolares y sobre los establecimientos turísticos que las acogen tendría una hipotética decisión de no abrir en temporada baja: 14.000 jornadas de esquí no es una cifra despreciable. El fomento del esquí entre los escolares, tampoco.

Esos 14.000 esquiadores escolares son casi la mitad de los usuarios que acuden en temporada baja.

En temporadas pasadas, el Principado ensayó el cierre de los lunes en Fuentes de Invierno y de los martes en Pajares entre protestas de los hosteleros y de los usuarios.

¿Es posible diseñar una temporada de esquí de 100 días de duración que no genere demasiado malestar y que no incremente el gasto público? Una temporada que comenzara el 6 de diciembre y terminara el 26 de abril en la que solo se abrieran los días laborables de los meses de febrero y marzo tendría 60 días de temporada alta y 40 de temporada baja: 100 días de apertura máxima.

  1. ¿Hay algo que hacer contra el mal tiempo?

Llama la atención que recurrentemente los sucesivos Directores Generales de Deporte explican la baja afluencia de algunas temporadas en la mala meteorología. Esa explicación la han utilizado en 6 de las últimas 8 temporadas. Algo habrá que hacer al respecto porque el tiempo en Asturias va a seguir siendo malo.

Me pregunto si no existirá algún tipo de baliza o iluminación antiniebla para pistas de esquí. Ha habido varios días esta temporada que era literalmente imposible esquiar por falta de visibilidad.

Iluminación led antiniebla en A8

También se puede mejorar la predicción de apertura de un día para otro contratando, quizás, servicios meteorológicos especializados. Se puede, además, adelantar la hora en que se graba el teléfono blanco. La decisión de ir a esquiar se toma en las ciudades entre las 7 y las 8 de la mañana pero el parte de nieve no está actualizado muchas veces hasta las 9.

Nevando en Fuentes de Invierno

Lo que seguro se puede hacer es mejorar las zonas bajas de las estaciones. Las únicas pistas que se pueden abrir los días de vendaval y donde se puede esquiar mejor los días de niebla cerrada. Según las temporadas pueden llegar a ser muchos días y, con mala suerte como este año, muchos días de temporada alta. Sin embargo, son las zonas más descuidadas.

Fuentes de Invierno y San Isidro tienen una zona baja conectada que es la unión de Saliencias y Llana’l Fitu. Por separado no merecen la pena pero juntas superan las 100 Ha de dominio esquiable. Ambas están un poco abandonadas. Saliencias con remontes viejos, sin paravientos y con las pistas mal desbrozadas. En Llana’l Fitu hay que remar al principio de la pista verde, lo que la hace poco accesible para esquiadores noveles y da pereza a los avanzados. Se podría cambiar el trazado de la pista dirigiendola, cerca de la llegada del telesilla, hacia el riachuelo y remontando la otra vertiente con una pequeña cinta transportadora.

Yo me animaría a subir algunos días que hay peligro de cierre por viento si tuviera asegurado esquiar en la unión de Llana’l Fitu y Saliencias.

En Pajares cuando hay viento solo abren La Hoya y El Arroyo y, con suerte, Les Patines. Es un área esquiable totalmente insuficiente y el paso entre La Hoya y Les Patines es muy incómodo.

Llegada del telesilla Brañillin en Valgrande-Pajares

El proyecto de nuevo telesilla incluye también el acortamiento del actual telesilla de El Brañillin, de modo que llegaría hasta un poco más arriba de la salida del telesquí del Tubo. Así que permitiría bajar por la zona baja de la pista del Tubo, enlazar con Les Patines, los pasos Martinelli e, incluso, alcanzar el telesquí de Fuente La Reina. Con este último y el Vallón podría esquiarse los días de viento en unas 70 Ha, casi dos tercios del dominio esquiable, y 230 metros de desnivel. Al Vallón le pasa como a Saliencias, está mal desbrozado, sin tajeas ni paravientos y el telesquí de Fuente La Reina está, permitidme el chascarrillo, para el arrastre.

Casi me atrevo a decir que es más importante para Pajares el acortamiento del telesilla Brañillín que el nuevo telesilla desembragable. Y en estos tiempos de inversiones morosas igual sería más asequible para la Consejería construir un nuevo telesilla del Cuetu Negru de dos o cuatro plazas que saliera del Arroyo y llegara un poco más arriba de la salida del Tubu, a unos 1700 metros de altitud, bien protegido del viento. Hasta podría trazarse una larga pista verde por donde ahora está el camino del Retorno que rivalizara con la Llana’l Fitu de Fuentes de Invierno. La inversión sería de menos de la tercera parte que el telesilla desembragable.

parte baja pajares

Valgrande arrastra otro problema de diseño desde su construcción en los años 50. Es la situación del edificio de oficinas, la estación de salida del telesilla Cuetu Negru, la cafetería y el parking antiguo, justo en medio de la comunicación entre las plácidas pistas de Les Patines y las de la Hoya. Siempre que voy me pregunto por qué limpian la carretera que separa Les Patines de la cafetería, obligandonos a descalzarnos los esquís. La demolición -Dios quiera que próxima- de la estación de salida del viejo telesilla del Cuetu Negru proporciona una oportunidad para lograr que todas las pistas de Pajares, incluídas las de Les Patines, finalicen en el mismo lugar donde están el telesquí de la Hoya y el telesilla Brañillín. Hay varias posibilidades y seguro que alguna es factible técnicamente: rebajando el terreno delante de la cafetería y cortando la carreterita de las oficinas o por el parking viejo -que ya no es tan necesario como hace 30 años. Las taquillas, desde luego, deben estar en el parking principal. También el alquiler y la escuela de esquí. No se puede ofrecer a los turistas y a los debutantes una subida por una carretera incómoda y helada como primer sufrimiento antes de calzarse las botas de esquiar.

El Arroyo podría llegar convertirse en una nueva zona de debutantes, bien orientada y protegida, cómoda y accesible desde el parking principal con dos cintas transportadoras.

debutantes El Arroyo

Las estaciones asturianas, con su escasa altitud, la variabilidad climática cantábrica y los problemas de viento y niebla no puede desaprovechar ni una sola de las oportunidades que se les presentan.

6. ¿Puede ser el Neveplast una solución?

La nieve artificial no es tan eficiente en la Cordillera Cantabrica como en otros macizos. La falta de nevadas suele ir acompañada de altas temperaturas o elevada humedad que dificultan la producción de nieve. Sino será la lluvia la que arruine la nieve fabricada durante un corto periodo de frio. En la temporada 2011-2012 Pajares pudo adelantar una semana la apertura respecto de Fuentes de Invierno gracias a los cañones. Pero nada evitó que se perdieran dos meses y medio de temporada. En esta temporada, es cierto que los cañones permitieron a Pajares abrir a duras penas El Valle del Sol los meses de diciembfre y enero pero ¿por qué no se pudo abrir El Tubo? En la Cordillera Cantabrica la nieve artificial no es la solución.

Desde Neveplast nos dicen que han conseguido un material que “ofrece una superficie que permite un adecuado agarre lateral, un gran deslizamiento sin el uso de agua y unas elevadas condiciones de seguridad. Los esquiadores y los surferos ya pueden disfrutar de deslizarse sobre una superficie muy parecida a la nieve real, 365 dias al año."

Y continuan diciendonos que “la union nieve y neveplast es compatible y que es posible usar neveplast para cubrir zonas susceptibles de no tener nieve habitualmente, para permitir abrir las pistas al principio de la temporada y ahorrar los costes de producción de nieve artificial".


https://vimeo.com/67719233

SUMMER & WINTER from Neveplast on Vimeo.

SUMMER & WINTER from Neveplast on Vimeo.

Nos responden que el coste del Neveplast NP30 es de 93,30 euros por metro cuadrado. Lo que supone que una pista de un kilometro de longitud y 11 metros de anchura tiene un coste de un millon de euros. Muy parecido a la inversión necesaria para un kilometro de nieve artificial Nos dicen que Neveplast tiene una vida util de 15 años y que los costes operativos son extremadamente bajos. No necesita un sistema de irrigación ni una red de drenaje. NP30 es el unico material sintetico que tiene el mismo grado de deslizamiento que la nieve real sin necesidad de riego. NP30 puede permanecer debajo de la nieve en invierno y se puede esquiar sobre la nieve. No habrá ningun problema ya sea porque haya mucha o poca nieve. La maquina pisapista puede circular por encima del neveplast a partir de 15 centimetros de nieve (en este caso podra circular recto pero no girar sobre el neveplast).

[wimeo url="https://vimeo.com/67719233" width=“100%" height=“400"]

Zona de debutantes en El Arroyo

Esta zona de aprendizaje en el Arroyo, que necesita una anchura de pista de unos 20 metros, podria costar con neveplast un millon de euros. Convertir Pajares en un glaciar artificial, con sus tres principales descensos equipados con neveplast, unos ocho millones.

11 metros de anchura puede parecer poco pero es aproximadamente la anchura que tiene los Pasos Martinelli o La Llana’L Fitu.

7. El mercado por el que compiten las estaciones de esqui asturianas es demasiado pequeño.

Los esquiadores de San Isidro, Fuentes de Invierno y Pajares provienen en un 85% de la zona central de Asturias y León y en un 13% de Galicia y Portugal. En esa zona central asturleonesa viven 1.250.000 personas, lo que supone que hay 230 personas por unidad de potencia instalada.
En el Bierzo y la zona occidental asturiana viven 250000 habitantes. Leitariegos dispone en su zona inmediata de influencia del doble de habitantes por unidad de potencia que las tres “grandes".

Habitantes por unidad de potencia en Valgrande Pajares

Pajares, para sobrevivir en este mercado tan pequeño, debe transformarse. Tiene dejar de ser, solamente, la “estación de esquí de Oviedo " para convertirse en la “estación de Coruña “

La reciente finalizacion de la autopista del Cantábrico convierte a Pajares en la estación de esquí con acceso más cómodo del noroeste peninsular. Coruña queda a menos de tres horas, Vigo a cuatro y Oporto a cinco.

Los últimos quince kilómetros de trayecto discurren por una magnífica carretera nacional que, prácticamente, nunca cierra. Pronto ni siquiera circularán camiones . Pero a partir de ahí las incomodidades aparecen y el producto deja de ser perfecto.

Los dos últimos kilómetros de acceso a la estación no se limpian con la calidad de la N634. No es extraño pasarlo mal en ese tramo si se llega a primera hora. Al parking principal le pasa lo mismo.
Después de aparcar, una familia con niños tendrá que recorrer 500 metros por una cuesta empinada, peligrosa por los coches que bajan, resbaladiza por el hielo y sin acera hasta el edificio donde está el alquiler, la escuela de esquí y la taquilla. Después de hacer las tres colas respectivas podrá intentar coger un telesilla antediluviano para subir a la única zona de debutantes digna de tal nombre. Allí les espera otro envejecido telesilla y una pista verde que tendrán que compartir con esquiadores expertos.

No parece un gran producto que anime a recorrer 300 km.

Pajares tiene que hacer de la accesibilidad y la comodidad su baza. Al fin al cabo es lo que acaba de declarar May Peus, el Presidente de la Federación de Deportes de Invierno, en La Nueva España: “En Pajares hay que priorizar los servicios y la atención".

8. Conclusión.

Quizás son estas zonas bajas, Saliencias y Llana’l Fitu en la unión de Fuentes de Invierno y San Isidro, y Brañillín en Pajares, las que deben ser gratuitas para incrementar la asistencia los días de mal tiempo y para fomentar el esquí entre los que aprenden. A cambio, el acceso a la totalidad de la estación tendría un precio de forfait adaptado al mercado peninsular. Esto permitiría transformar la acción pública en estaciones de esquí de una política regresiva -el 100 % de los ciudadanos subvencionan el 70 % del coste a unos 25.000 esquiadores, un gran parte de ellos de nivel económico medio-alto- en una política progresiva o redistributiva -se facilita el acceso al esquí al 100 % de los ciudadanos gratuitamente y no se subvenciona nada a los de nivel económico medio-alto. Las políticas regresivas son aquellas que utilizan la financiación procedente de los impuestos para producir servicios públicos que, por su precio, sólo pueden disfrutar las rentas medias y altas. En España sucede en el AVE y en la ópera, por ejemplo.

Si se declara como gratuitas la parte baja de las estaciones se resuelven varios problemas:

  • La desproporción del precio del forfait cuando circunstancias meteorológicas obligan a cerrar la parte alta.
  • Se favorece el acceso al esquí de los debutantes, los turistas y las personas de bajos recursos económicos.
  • Se elimina la subvención a las personas de ingresos medios y altos por practicar esquí.

Además Pajares debe centrarse en ofrecer accesibilidad y comodidad a sus clientes garantizado la limpieza de la carretera, centralizando todos los servicios en el parking principal, permitiendo que los forfaits, el alquiler y el profesor se contraten simultáneamente, creando una zona de debutantes protegida y cómoda cercana al parking, garantizando una zona amplia de apertura los días de viento y, quien sabe, creando un glaciar artificial. Cuando lo básico esté resuelto tendrá sentido instalar un nuevo telesilla desembragable.

P.D.: Todos los datos están disponibles en esta hoja de cálculo.

Snowskiguru.com

La versión original de este artículo fue publicada en nevasport.com

Opt In Image

Suscríbete para descubrir más estaciones de esquí extraordinarias y magnífico material de esquí.

Email