¿Utilizar el modo boost para salidas cortas?

Hasta ahora mi obsesión era gastar la mínima batería posible. En llano iba sin motor y en subida procuraba poner el modo eco salvo en las pendientes mas pronunciadas que ponía el modo pista. Salvo que hiciera una salida muy larga no consumía nunca la totalidad de la batería.
Poco a poco me fui dando cuenta que no tiene sentido ir en llano sin motor. Es mucho más divertido con el eco engranado, se va mucho mas rápido y apenas consume batería.

Un día volvía a casa cansado, tenía batería de sobra y una rota corta pero con varías subidas y bajadas. Mi vagancia me impulsó a probar el modo boost. Y me lo pasé muy bien.


Así que probé a subir al Picu Fario en modo boost desde GIjón. Son unos 22 kilómetros y 800 metros de desnivel que hice en una hora y veinte minutos. Casi la mitad de lo que tardo con eco y pista. Gasté el 80 % de la batería en la subida. El modo boost me trajo con el gancho. Llegué agotado con una cadencia de 85 ppm. Si hay algo que exige el modo boost para funcionar bien y rápido es una cadencia elevada.

La ida y vuelta fueron 41 km, que hice en 2 horas y 20 de pedaleo y 2 horas y 45 de salida. La batería se gastó al 95 %:



Así que podemos decir que con una mountain bike eléctrica tenemos varias bicicletas en una. La primera, una bicicleta normal que rueda sin motor. La segunda, la que nos ayuda a subir cuestas que de otro modo no podríamos, utilizando los modos eco y pista. Por último, la maquina divertida que nos lleva hacia arriba a toda velocidad en modo boost, pero sin dejar de hacer ejercicio.